Desde su llegada a nuestro mundo, los coches eléctricos han dado mucho de qué hablar. Sin duda, a pesar de que tienen numerosas ventajas como sus cero emisiones o menos averías de tipo mecánico y un consumo más reducido, todavía levantan muchas dudas. Una de ellas es de qué están hechas las baterías de los coches eléctricos.

Quizás te lo hayas preguntado en alguna que otra ocasión y no es para menos. Porque todos los detalles nos interesan. Porque si estás pensando en comprar un coche de estas cualidades, es necesario que te informes bien antes de todo lo necesario. ¿Te vas a perder todo lo que tenemos para contarte?

Por qué es tan importante la composición de las baterías

Tal y como mencionamos, a la hora de comprar un coche es cierto que nos fijamos en todas sus características para asegurarnos que estamos haciendo la compra que siempre habíamos soñado. Este tipo de vehículos cuentan con cargadores de coches eléctricos para poder funcionar a la perfección siendo uno de los grandes avances tecnológicos. Pues bien, cuando mencionamos los coches eléctricos, parece que la composición de las baterías es uno de los temas más recurrentes. Porque es lo que suele encarecer el precio final del coche, así que, es motivo de preocupación o al menos de curiosidad de por qué se da este motivo. 

Por el momento la diferencia entre un vehículo de este tipo y uno de combustión es más que evidente. Se dice que con el paso de los años se vaya igualando pero quizás para ello aún tenemos que esperar un poco más de lo que pensamos. Casi, casi la mitad de un precio de un coche eléctrico es a causa de su batería. Pero hay que mencionar que tienen un tiempo de vida útil. Tras el cual se pueden recuperar casi la totalidad de sus componentes o materiales. Por lo que parece que los avances tecnológicos hacen que todo este proceso sea mucho más rentable y si lo es para unos, también lo tendrá que ser para otros, de ahí que llegarán a abaratar los precios. Pero, ¿De qué están realmente compuestas?

El níquel presente en las baterías de los coches eléctricos

Es cierto que las baterías cuentan con una combinación de materiales. Por lo que lo primero que nos encontramos es el níquel. La gran mayoría de los coches cuenta con este componente para mejorar la opción de su energía. Claro que dependiendo de la marca del coche usarán en mayor o menor cantidad. Si además de conocer los materiales también necesitas de un cargador, entonces en cargacar lo tendrás. Siguiendo con el níquel, como hemos dicho al comienzo, es un material presente pero siempre combinado con otros como el cobalto o el manganeso, en diferentes proporciones. Hay que destacar que una batería necesita de unos buenos materiales porque tendrá que soportar unas temperaturas bastante elevadas además de tener que competir con la gasolina y apostar por una energía necesaria para que nuestro coche funcione a la perfección. Lo más habitual es que a partir de aquí, seguro que de nuevo la tecnología estará presente para añadir nuevos materiales o cantidades más acertadas a la hora de combinarlos. 

El cobalto es el segundo componente de las baterías

Para añadir la energía que necesita el coche también es el cobalto el otro de los componentes necesarios. Junto con el níquel también forman el almacenamiento de energía. Hay que mencionar que es uno de los más caros y de ahí el proceso que antes mencionamos de que encarecía el valor total del coche. Además se suele usar en los últimos modelos, ya que tiene unas propiedades similares a las que tiene el hierro, por lo que se trata de un integrante de lo más importante. Como el litio también está presente en este tipo de baterías, el cobalto tiene la función de aumentar el rendimiento de este. Tal y como vemos, todos los componentes son muy necesarios ya que uno sin el otro no sería lo mismo en la ejecución. Pero es cierto que a la hora de extraerlo es bastante complicado por su escasez. Por lo que se une al resto de materiales para poder dar lo mejor de cada uno. 

El manganeso cuida de las baterías

Como tercer componente de lo más importante es el manganeso. La unión de los tres permite que los coches eléctricos sean lo potentes que realmente son hoy en día. Podemos decir de él que su trabajo es apoyar a los dos anteriores, es cierto pero además, mantendrá la vida de la batería más cuidada, algo realmente imprescindible si lo pensamos bien. Al mismo tiempo también va a medir el potencial que tiene la batería cuando está cargada del todo. De ahí que siempre el manganeso será el encargado de optar por una mayor energía. Así que, lo hemos dejado casi para el final pero realmente es uno de los más valorados por su trabajo. 

El litio

Tampoco nos íbamos a olvidar del litio. Porque es uno de los materiales que primero se mencionan y es que, en este caso hay que decir que está presente pero en cantidades menores. Ya que lo podremos ver en las celdas que componen la batería. Realmente no se sabe la cantidad concreta de litio que tiene cada coche eléctrico, pero las conjeturas no se hacen esperar. Ya que parece que las cantidades son bastante elevadas por lo que puede suponer algún problema en cuanto a la extracción de este tipo de materiales, pero es que además el litio es un tanto complicado de encontrar. No lo veremos en todas las zonas del mundo y cuando se encuentra, suele estar en lugares donde el impacto puede ser importante. Por eso, se espera que las nuevas mejoras hagan que la combinación de materiales o de otras opciones sigan apostando por nuevas ideas.

Ahora ya sabemos de qué están compuestas las baterías de los coches eléctricos y entendemos un poco más el coste de las mismas y del vehículo en concreto. ¿Será tu nueva y siguiente inversión?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.