¿De cuántas maneras puede un casino físico contaminar?

No es nuevo el debate sobre el impacto al medio ambiente por parte de los casinos físicos. Hace décadas organizaciones alrededor del mundo reclaman a las grandes empresas de los juegos de apuesta un servicio más amigable con el medio ambiente.

Y aunque hoy más casinos físicos se han comprometido con esto y algunos gobiernos exigen la obtención de un certificado ambiental, todavía existen ciertos tipos de contaminación que no solo afectan al ecosistema más próximo. A continuación te explicamos 3 maneras en cómo la contaminación en los casinos físicos puede afectarte a ti como jugador.

Contaminación lumínica

La contaminación que producen los grandes letreros y anuncios es de los más conocidos  y estudiados. Los casinos invierten muchísimo dinero en tener escaparates y letrearos que llamen la atención de nuevos jugadores. Sin embargo, también debemos prestar atención en la cantidad de luces que encontramos dentro del casino.

Si alguna vez has entrado a un casino físico te habrás dado cuenta de los diferentes tipos de luces que allí hay. Cada sala puede estar con un tipo de iluminación diferente, según la temática de este espacio. Y los juegos, sobre todo las máquinas tragamonedas, son los que tienen colores más variados y llamativos.

Muchas veces estas máquinas tienen tantas luces que terminan por ser perjudiciales para los jugadores. Tu vista pude empezar a sentir en muy poco tiempo fatiga e incluso dolores de cabeza. Además, ya que la mayoría se pasa jugando toda la noche, ese cambio de la luz natural exterior a los espacios iluminados de los casinos puede provocar alteraciones en el sueño.

Contaminación acústica

Al ser verdaderos centros de entretenimiento la música es infaltable en los casinos físicos. Algunos de estos lugares pueden colocar música en altos volúmenes. Y como sabemos, esto puede provocarnos problemas a corto y largo plazo. Hablamos de problemas que van desde dolores de cabeza hasta sordera total o parcial.

Si bien ya los gobiernos regulan la cantidad de decibeles permitidos en espacios cerrados siempre estar expuesto a sonidos fuertes por un prolongado tiempo es perjudicial. Y como sabemos la mayor parte de las veces no nos quedamos en los casinos solo un momento. Podemos pasar toda la noche ahí.

La forma más fácil de evitar esta contaminación es no ir a casinos físicos. Sin embargo, para jugadores que gustan de frecuentar estos lugares una opción es elegir espacios y salas donde no haya música o esta esté en un volumen muy bajo. Y si esto es inevitable no está de más llevar un par de tapones para los oídos.

Contaminación del aire

Este es un detalle que muchas veces obviamos de los casinos físicos. Y aunque no sea un problema exclusivo de estos centros de entretenimiento es algo que sin duda no debes olvidar. La contaminación del aire dentro de los casinos puede ser un gran problema.

Al tratarse de lugares para personas mayores de edad aún en muchos casinos aún está permitido fumar. Sabemos que si uno se encuentra en un espacio cerrado junto a fumadores, por más que no esté fumando, igual recibirá todos los contaminantes de los cigarrillos.

Lo ideal, si es que no eres alguien que fuma, es ir a las salas dedicadas a no fumadores. Y en el mejor de los casos puedes visitar casinos que no permitan fumar. Aunque te decimos que esto último puede ser muy difícil de encontrar.

¿Existe una alternativa?

Ante todos estos contaminantes a los que podemos estar expuestos por visitar casinos físicos de seguro te preguntas si existen algunas alternativas. Algunos casinos, como te comentábamos ya tienen licencias medioambientales que en cierto sentido mitigan estos problemas. E incluso al día de hoy empiezan a aparecer los denominados casinos verdes que intentan revolucionar el mundo de los juegos. Sin embargo, hoy aún muchos países no tienen estos lugares con normativas y leyes más reguladas.

Una alternativa real e inmediata es jugar en casinos online. En internet existe un gran número de lugares donde puedes jugar y apostar. Y aunque no podamos decir que no existe ningún tipo de contaminación, si estamos seguros de que muchos de los problemas que mencionamos acá son prácticamente evitables jugando en casinos en línea.

De qué están hechas las baterías de los coches eléctricos

Desde su llegada a nuestro mundo, los coches eléctricos han dado mucho de qué hablar. Sin duda, a pesar de que tienen numerosas ventajas como sus cero emisiones o menos averías de tipo mecánico y un consumo más reducido, todavía levantan muchas dudas. Una de ellas es de qué están hechas las baterías de los coches eléctricos.

Quizás te lo hayas preguntado en alguna que otra ocasión y no es para menos. Porque todos los detalles nos interesan. Porque si estás pensando en comprar un coche de estas cualidades, es necesario que te informes bien antes de todo lo necesario. ¿Te vas a perder todo lo que tenemos para contarte?

Por qué es tan importante la composición de las baterías

Tal y como mencionamos, a la hora de comprar un coche es cierto que nos fijamos en todas sus características para asegurarnos que estamos haciendo la compra que siempre habíamos soñado. Este tipo de vehículos cuentan con cargadores de coches eléctricos para poder funcionar a la perfección siendo uno de los grandes avances tecnológicos. Pues bien, cuando mencionamos los coches eléctricos, parece que la composición de las baterías es uno de los temas más recurrentes. Porque es lo que suele encarecer el precio final del coche, así que, es motivo de preocupación o al menos de curiosidad de por qué se da este motivo. 

Por el momento la diferencia entre un vehículo de este tipo y uno de combustión es más que evidente. Se dice que con el paso de los años se vaya igualando pero quizás para ello aún tenemos que esperar un poco más de lo que pensamos. Casi, casi la mitad de un precio de un coche eléctrico es a causa de su batería. Pero hay que mencionar que tienen un tiempo de vida útil. Tras el cual se pueden recuperar casi la totalidad de sus componentes o materiales. Por lo que parece que los avances tecnológicos hacen que todo este proceso sea mucho más rentable y si lo es para unos, también lo tendrá que ser para otros, de ahí que llegarán a abaratar los precios. Pero, ¿De qué están realmente compuestas?

El níquel presente en las baterías de los coches eléctricos

Es cierto que las baterías cuentan con una combinación de materiales. Por lo que lo primero que nos encontramos es el níquel. La gran mayoría de los coches cuenta con este componente para mejorar la opción de su energía. Claro que dependiendo de la marca del coche usarán en mayor o menor cantidad. Si además de conocer los materiales también necesitas de un cargador, entonces en cargacar lo tendrás. Siguiendo con el níquel, como hemos dicho al comienzo, es un material presente pero siempre combinado con otros como el cobalto o el manganeso, en diferentes proporciones. Hay que destacar que una batería necesita de unos buenos materiales porque tendrá que soportar unas temperaturas bastante elevadas además de tener que competir con la gasolina y apostar por una energía necesaria para que nuestro coche funcione a la perfección. Lo más habitual es que a partir de aquí, seguro que de nuevo la tecnología estará presente para añadir nuevos materiales o cantidades más acertadas a la hora de combinarlos. 

El cobalto es el segundo componente de las baterías

Para añadir la energía que necesita el coche también es el cobalto el otro de los componentes necesarios. Junto con el níquel también forman el almacenamiento de energía. Hay que mencionar que es uno de los más caros y de ahí el proceso que antes mencionamos de que encarecía el valor total del coche. Además se suele usar en los últimos modelos, ya que tiene unas propiedades similares a las que tiene el hierro, por lo que se trata de un integrante de lo más importante. Como el litio también está presente en este tipo de baterías, el cobalto tiene la función de aumentar el rendimiento de este. Tal y como vemos, todos los componentes son muy necesarios ya que uno sin el otro no sería lo mismo en la ejecución. Pero es cierto que a la hora de extraerlo es bastante complicado por su escasez. Por lo que se une al resto de materiales para poder dar lo mejor de cada uno. 

El manganeso cuida de las baterías

Como tercer componente de lo más importante es el manganeso. La unión de los tres permite que los coches eléctricos sean lo potentes que realmente son hoy en día. Podemos decir de él que su trabajo es apoyar a los dos anteriores, es cierto pero además, mantendrá la vida de la batería más cuidada, algo realmente imprescindible si lo pensamos bien. Al mismo tiempo también va a medir el potencial que tiene la batería cuando está cargada del todo. De ahí que siempre el manganeso será el encargado de optar por una mayor energía. Así que, lo hemos dejado casi para el final pero realmente es uno de los más valorados por su trabajo. 

El litio

Tampoco nos íbamos a olvidar del litio. Porque es uno de los materiales que primero se mencionan y es que, en este caso hay que decir que está presente pero en cantidades menores. Ya que lo podremos ver en las celdas que componen la batería. Realmente no se sabe la cantidad concreta de litio que tiene cada coche eléctrico, pero las conjeturas no se hacen esperar. Ya que parece que las cantidades son bastante elevadas por lo que puede suponer algún problema en cuanto a la extracción de este tipo de materiales, pero es que además el litio es un tanto complicado de encontrar. No lo veremos en todas las zonas del mundo y cuando se encuentra, suele estar en lugares donde el impacto puede ser importante. Por eso, se espera que las nuevas mejoras hagan que la combinación de materiales o de otras opciones sigan apostando por nuevas ideas.

Ahora ya sabemos de qué están compuestas las baterías de los coches eléctricos y entendemos un poco más el coste de las mismas y del vehículo en concreto. ¿Será tu nueva y siguiente inversión?

10 consejos para el diseño de jardines de flores

A todo el mundo le gusta sentarse en su terraza o patio y ver la belleza de un jardín de flores orgánicas. Los colores, los aromas y los visitantes (mariposas, etc.) que traen añaden horas de alegría a cualquier día. He aquí diez sencillos consejos para diseñar con éxito su jardín de flores.

1. ¿Cuál es su estilo? ¿Debe tu jardín coincidir con el diseño de tu casa o con tu estilo personal?

Si lo haces coincidir con el diseño de tu casa, las casas tradicionales pueden quedar mejor con un jardín de estilo cottage, lleno de colores vivos, plantado en un estilo de mezcla y forma libre. Si tienes una casa contemporánea, la forma de los parterres y la selección de colores es mucho más importante.

2. La forma, el tamaño y el lugar donde atrae la mirada son otras consideraciones importantes

¿De qué espacio dispone para su jardín de flores, etc.? Esta es una parte divertida del proceso. Coge una manguera de jardín y «dibuja» formas para ver lo que más te gusta. Si quieres un jardín más grande, quizá debas incluir un camino para poder atender las plantas del centro. ¿Un consejo profesional? No te pases de la raya. Empieza de a poco y ve ampliando. Piensa en el lugar al que se dirigen tus ojos cuando miras por primera vez tu jardín. Este punto focal puede ser un arbusto en flor o un gran parche de un tipo de flor en el centro del jardín. También pueden ser plantas especialmente elegidas en las esquinas de los parterres.

3. Haz los deberes

Ahora que ya tienes una idea general del tamaño del parterre, etc., infórmate sobre las diferentes flores que puedes plantar

Hay plantas anuales de corta duración, plantas perennes de larga duración, enredaderas, hierbas ornamentales y bulbos de temporada. Debes conocer las necesidades de cada planta en cuanto a luz y espacio, así como los colores y aromas que obtendrás.

4.¿Cómo crece tu jardín? Lo ideal es tener un jardín que proporcione alegría en cada estación

Las plantas con tiempos de floración escalonados son el camino a seguir. Otro punto clave es elegir diferentes tipos de plantas. Un buen plan podría incluir: arbustos que florezcan en primavera (que también proporcionen belleza estructural en invierno), plantas perennes en verano y bulbos que florezcan en otoño.

5. La altura es importante

La ubicación de las plantas más altas de su jardín depende de la forma y la ubicación del mismo. Si su jardín de flores es un oasis en su paisaje, plante las plantas más altas en el centro. Sin embargo, si su jardín limita con su casa, plante las plantas más altas en la parte trasera. Ten en cuenta que no deben bloquear ventanas o puertas. Recuerde: algunas plantas más cortas pueden no crecer tan bien si están a la sombra de sus vecinas más altas.

6.Presta atención al color y la textura

Te sugerimos que busques una rueda de colores para ayudarte. Si plantas en tonos del mismo color, como el morado, tendrás un jardín visualmente agradable. Del mismo modo, los colores situados uno frente al otro en la rueda, como el amarillo y el morado, funcionan bien juntos. Lo mismo ocurre con los colores que están uno al lado del otro en la rueda, como el rojo y el morado. Preste atención a la textura del follaje de las plantas. Las texturas únicas hacen que los jardines sean visualmente llamativos, incluso después de que las flores se hayan marchitado.

7. Sé un poco raro, al menos en número

Una buena regla es plantar tres o cualquier otro número impar del mismo tipo de planta (variando los colores) espaciados o uno al lado del otro. Es un truco de diseñador que da como resultado un jardín visualmente más atractivo.

8. Prepare el espacio y vaya a la tienda

Aunque la investigación es divertida, la compra lo es aún más. Sin embargo, todavía hay que hacer un poco de trabajo antes de comprar. Prepara la zona deshaciéndote de las plantas viejas, incluido el césped, e instalando algunos bordes como adoquines o piedras. Una vez hecho esto… ¡a comprar!

9. Plantar correctamente

Sigue las instrucciones que acompañan a cada planta y plántalas donde corresponda en tu diseño. Todas las flores recién plantadas necesitan una ayuda extra hasta que se establezcan. Aplica al menos un centímetro de mantillo orgánico después de regarlas bien. El mantillo ayuda a mantener la humedad y a reducir el consumo de agua. Tu jardín de flores debe recibir alrededor de una pulgada de agua por semana, ya sea de la Madre Naturaleza o de tu manguera de jardín, o de ambas.

10. Añade algunos elementos sólidos

Añade espalderas, cenadores y pérgolas, todos ellos grandes elementos de diseño. Las pérgolas con enredaderas o rosas también añaden un toque de privacidad natural a las zonas de tu jardín.

Si quiere ver más en: flornacional.top

Los árboles en Puerto Rico resisten vientos huracanados

El Bosque Nacional El Yunque, en Puerto Rico, es una de las joyas del sistema de bosques nacionales de Estados Unidos, y su único bosque tropical. Al hablar de El Yunque, no se puede evitar describir lo que sucedió aquí durante la temporada de huracanes. Tuvieron el huracán Irma, después de María, si mirabas por la ventana aquí, no había ni una hoja en un árbol.

Justo después de la tormenta, los equipos de construcción tardaron ocho días en abrir la carretera a la estación de investigación que dirige Zimmerman. Las excavadoras apartaron los árboles a un lado y limpiaron las rocas y la tierra de varios desprendimientos.

Visitando el bosque Nacional El Yunque

Cuando visitas la zona, todavía no se habían retirado los restos de la carretera. Los cables eléctricos colgaban de los árboles o estaban abandonados en el arcén. Unas lonas azules hechas jirones servían de techos improvisados. Otras casas estaban abandonadas, sin puertas ni ventanas.

No se había restablecido el suministro eléctrico en muchas zonas rurales, lo que significaba que miles de personas vivían sin frigoríficos y otras necesidades que damos por sentadas. Muchas personas habían abandonado la isla para escapar de estas condiciones se estima que varios miles de personas pueden haber muerto a causa de la tormenta.

Los huracanes son un acontecimiento natural, y la isla y su gente los conocen muy bien. Si quieres estudiar los árboles y bosques de Puerto Rico y lo que ocurre cuando los huracanes golpean los bosques tropicales -lo que está ocurriendo cada vez con más frecuencia- entonces El Yunque es el lugar donde quieres estar.

El bosque de este lugar fue duramente golpeado por el huracán Hugo en 1989, sufrió daños considerables por Georges en 1998, fue azotado lateralmente por Irma a principios de septiembre de 2017 y, dos semanas después, por María y sus vientos de 140 millas por hora.

Durante casi un siglo, los científicos han observado cómo El Yunque maneja los huracanes. Los sistemas ecológicos no funcionan por separado de los sistemas humanos. Más bien, ambos están siempre entrelazados. Los investigadores de El Yunque intentan analizar cómo las acciones humanas -como la construcción de carreteras, la extracción de madera y el desvío de agua para uso doméstico y municipal- afectan a la forma en que este bosque afronta sus huracanes periódicos.

El Yunque se encuentra en una posición única no sólo para observar sino también para medir lo que ocurre cuando los huracanes «golpean» el bosque, aunque los científicos utilizan en realidad la palabra «afectar». No se trata simplemente de un científico que se adhiere a una norma lingüística, sino que es la forma en que los científicos del centro de Investigación Ecológica a Largo Plazo de Luquillo describen habitualmente lo que ocurre aquí.

Los cambios tan dramáticos y a esta gran escala son naturales. Estos bosques han evolucionado con los huracanes, por lo que son notablemente resistentes. Todo el mundo pregunta: ¿Cómo está el bosque? Es un bosque de huracanes, ha pasado por esto antes. Ahora mismo tiene muy mala pinta, pero hay que esperar.

Además, el bosque está adornado con cestas de malla para medir la cantidad de semillas y hojas que caen de los árboles y las plantas, cinta de señalización (verde, naranja, amarilla y roja) para marcar las zonas de estudio que se controlan regularmente, pequeños colectores solares para hacer funcionar los equipos e instrumentos para registrar todo tipo de datos, como los nutrientes del suelo, la temperatura y la humedad, el diámetro de los árboles y la producción de metano y óxido nitroso.

Cómo plantar flores en 4 sencillos pasos para tu jardín

Las plantas de exterior con flor siempre hacen que su jardín tenga un aspecto más emocionante (y pueden hacer que los vecinos se queden boquiabiertos). Las plantas perennes pueden deslumbrar año tras año, mientras que las anuales pueden añadir floraciones rápidas casi al instante.

Puedes empezar con semillas o recoger trasplantes en el centro de jardinería, pero una vez que hayas elegido tus plantas, hay algunos pasos básicos que debes seguir para que tus flores tengan un buen comienzo en tu jardín. Antes de empezar a cavar, asegúrate de leer la etiqueta que acompaña a las plantas o las instrucciones de los paquetes de semillas, para que puedas adaptar las necesidades de las plantas a los mejores lugares para cultivarlas.

Luego, si ya tienes parterres establecidos, puedes colocar fácilmente nuevas plantas anuales o perennes donde necesites rellenar algunos huecos. O siempre puedes crear un nuevo parterre para llenarlo con todas las hermosas flores que quieras cultivar.

Lugar adecuado, planta adecuada

¿Las plantas que has elegido necesitan sol, sombra o una combinación de ambas? Empieza por colocar las plantas en un lugar en el que reciban el tipo de luz que prefieren (las plantas a las que les gusta el sol deben estar al aire libre, las que necesitan sombra deben ir a un lugar en el que estén cubiertas). El sol pleno es seis horas o más de sol directo al día, no necesariamente de forma continua. La sombra parcial suele ser de cuatro a seis horas de sol al día. Las definiciones de sombra varían según la profundidad de la misma. La sombra moteada da mucha más luz que la sombra profunda, por ejemplo.

Cavar la tierra

Los jardines de flores bonitos empiezan con un suelo sano. En general, la mayoría de las plantas con flor se desarrollan mejor en un suelo suelto y bien drenado con mucha materia orgánica. No es necesario cavar una gran superficie para plantar flores, pero deberías cavar suficiente tierra para poder añadir algo de compost para mejorar la estructura del suelo y añadir nutrientes.

Evita cavar o manipular la tierra cuando esté húmeda para evitar su compactación. Las plantas necesitan una cierta cantidad de espacio entre las partículas del suelo para que las raíces crezcan. Una prueba para ver si la tierra se puede trabajar es cavar una pequeña muestra de tierra de un agujero de 3 pulgadas. Apriétala hasta formar una bola y luego lanza la tierra sobre una superficie dura, como una roca o el pavimento. Si la tierra se mantiene unida, es demasiado húmeda para plantar, pero si se rompe, es el momento de plantar.

Planta tus nuevas flores

Los pasos para plantar semillas de flores son un poco diferentes a los de las plantas del vivero, así que sigue las instrucciones del paquete de semillas para saber a qué profundidad plantar cada semilla y a qué distancia. En el caso de las plantas de jardín en maceta, normalmente debes plantarlas con la tierra al mismo nivel que la de la maceta, pero lee la etiqueta de la planta para estar seguro. Algunas plantas de flor, como los lirios y las peonías, prefieren que sus rizomas y raíces se planten a muy poca profundidad.

Cuando saques la planta de la maceta, retira suavemente parte o toda la tierra de las raíces y coloca la planta en el agujero que has preparado. Empuje la tierra hacia el interior del agujero, reafirmándola suavemente pero sin apelmazarla.

Regar en profundidad y añadir mantillo

Empapa bien la tierra alrededor de tus flores recién plantadas. Las flores de jardín suelen necesitar de 2 a 3 cm de humedad cada semana para rendir bien, así que riega si no llueve lo suficiente.

Es mejor regar profundamente y con menos frecuencia que superficialmente y con más frecuencia para que las raíces de las plantas crezcan más profundamente. Evita mantener el suelo encharcado o las raíces de tus plantas de flor pueden pudrirse. Una capa de mantillo, como corteza triturada, alrededor de tus nuevas plantas ayudará a frenar la evaporación y a reducir la frecuencia de riego.