Los árboles en Puerto Rico resisten vientos huracanados

El Bosque Nacional El Yunque, en Puerto Rico, es una de las joyas del sistema de bosques nacionales de Estados Unidos, y su único bosque tropical. Al hablar de El Yunque, no se puede evitar describir lo que sucedió aquí durante la temporada de huracanes. Tuvieron el huracán Irma, después de María, si mirabas por la ventana aquí, no había ni una hoja en un árbol.

Justo después de la tormenta, los equipos de construcción tardaron ocho días en abrir la carretera a la estación de investigación que dirige Zimmerman. Las excavadoras apartaron los árboles a un lado y limpiaron las rocas y la tierra de varios desprendimientos.

Visitando el bosque Nacional El Yunque

Cuando visitas la zona, todavía no se habían retirado los restos de la carretera. Los cables eléctricos colgaban de los árboles o estaban abandonados en el arcén. Unas lonas azules hechas jirones servían de techos improvisados. Otras casas estaban abandonadas, sin puertas ni ventanas.

No se había restablecido el suministro eléctrico en muchas zonas rurales, lo que significaba que miles de personas vivían sin frigoríficos y otras necesidades que damos por sentadas. Muchas personas habían abandonado la isla para escapar de estas condiciones se estima que varios miles de personas pueden haber muerto a causa de la tormenta.

Los huracanes son un acontecimiento natural, y la isla y su gente los conocen muy bien. Si quieres estudiar los árboles y bosques de Puerto Rico y lo que ocurre cuando los huracanes golpean los bosques tropicales -lo que está ocurriendo cada vez con más frecuencia- entonces El Yunque es el lugar donde quieres estar.

El bosque de este lugar fue duramente golpeado por el huracán Hugo en 1989, sufrió daños considerables por Georges en 1998, fue azotado lateralmente por Irma a principios de septiembre de 2017 y, dos semanas después, por María y sus vientos de 140 millas por hora.

Durante casi un siglo, los científicos han observado cómo El Yunque maneja los huracanes. Los sistemas ecológicos no funcionan por separado de los sistemas humanos. Más bien, ambos están siempre entrelazados. Los investigadores de El Yunque intentan analizar cómo las acciones humanas -como la construcción de carreteras, la extracción de madera y el desvío de agua para uso doméstico y municipal- afectan a la forma en que este bosque afronta sus huracanes periódicos.

El Yunque se encuentra en una posición única no sólo para observar sino también para medir lo que ocurre cuando los huracanes “golpean” el bosque, aunque los científicos utilizan en realidad la palabra “afectar”. No se trata simplemente de un científico que se adhiere a una norma lingüística, sino que es la forma en que los científicos del centro de Investigación Ecológica a Largo Plazo de Luquillo describen habitualmente lo que ocurre aquí.

Los cambios tan dramáticos y a esta gran escala son naturales. Estos bosques han evolucionado con los huracanes, por lo que son notablemente resistentes. Todo el mundo pregunta: ¿Cómo está el bosque? Es un bosque de huracanes, ha pasado por esto antes. Ahora mismo tiene muy mala pinta, pero hay que esperar.

Además, el bosque está adornado con cestas de malla para medir la cantidad de semillas y hojas que caen de los árboles y las plantas, cinta de señalización (verde, naranja, amarilla y roja) para marcar las zonas de estudio que se controlan regularmente, pequeños colectores solares para hacer funcionar los equipos e instrumentos para registrar todo tipo de datos, como los nutrientes del suelo, la temperatura y la humedad, el diámetro de los árboles y la producción de metano y óxido nitroso.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *