Todo lo que debes saber del Bonsái

Selvas, bosques, parques y jardines brindan al espíritu observador toda la belleza de la naturaleza. El ser humano intenta apresar trozos de este ambiente y trasladarlos sus lugares de residencia. Así mantiene plantas, arbustos y pequeños árboles dentro de sus hogares, en su afán de rodearse de lo armónico y de lo bello.

El Bonsái: cuando el espacio limita

En ocasiones el carácter exiguo del hábitat humano imposibilita la disponibilidad del espacio necesario para mantener estructuras vegetales de las dimensiones deseadas.

Ello ha logrado en ocasiones que una sola planta, un solo árbol e incluso un diminuto bosque pueda llenar estas ansias. Esto es posible al introducir en el hogar un “bonsái” o árbol en miniatura.

Fue primero el pueblo chino, mas tarde el japonés con toda la paciencia milenaria características de estos pueblos quienes instrumentaron la técnica para el desarrollo, mantenimiento e incluso floración y fructificación de pequeños ejemplares que, imitando a árboles de dimensiones mayores, desarrollan sus galas de pequeños recipientes o terrinas, semejando en un todo a sus iguales que florecen en tierra libre…

¿Cómo hacer un Bonsái?

A partir de una simple semilla, un gajo, un acodo o una pequeña planta o árbol en vias de crecimiento se puede obtener, con algunos pequeños y bien aplicados conocimientos, un magnifico bonsái que por algunos pocos o muchos años, de acuerdo a los cuidados que reciban, estarán en el espacio de quien los atienda sabiendo sobre sus necesidades.

Un bonsái también puede considerarse un entretenimiento, pues proporcionara horas de aplicada ocupación, para lograr formas, desarrollos y floraciones de numerosos ejemplares que se presten a estos fines. Luego de los secretos para lograr un bonsái, la clave es la dedicación, el cariño y cuidados asiduos brindados al pequeño ejemplar.

Consejos para hacer un Bonsái

Dentro de las técnicas para la ulterior obtención de un árbol miniatura deberá establecerse una escala de tiempo o de premura. Así resultara el logro de un perfecto bonsái en escaso tiempo si se parte de pequeñas plantas ya desarrolladas y adaptándolas al nuevo espacio.

Cómo se forma un Bonsái

Al considerar una escala temporal una consideración ideal supondría un tiempo 0 en el cual se procura la germinación de una semilla, esperándose luego el brote de la planta, esperando un desarrollo ideal antes de comenzar con la formación de un bonsái. Este es el método más largo y aunque requiere de varios años de constancia es el más meritorio de los métodos posibles.

Dentro de las graduaciones intermedias se encuentran los bonsái logrados a partir de gajos que también requieren de tiempo y dedicación, pero con la posibilidad de que el futuro bonsái ya se encuentre determinado, es decir, ya orientado en forma y estructura ulterior.

Cómo cuidar un Bonsái

Para lograr un excelente bonsái será necesario considerar todas las modalidades posibles de trabajo. Pensando además en su colocación en recipientes aptos para su capitulo definitivo y calculando los distintos estilos, diseños o formas que pueden lograrse, de acuerdo a los cánones tradicionales propios de cada especie.

Finalmente es necesario apropiarse de los métodos de poda y de control, tanto de ramas como de raíces, y dedicar especial atención a toda la información disponible sobre el mantenimiento del bonsái. El resultado será un añoso árbol en miniatura.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *